La monada

Los Principios Universales

Principalmente, hoy, me apetece hablaros de la importancia de la Unión de las Almas Gemelas las cuales, están intrínsecamente relacionadas con la Monada. Y no solo de aquella que Une Dos Seres Humanos o Aúna a Dos Almas en Una Sola Consciencia, sino a la que engloba el cómputo de Los Grupos de Almas de diferentes individuos que forman unidos en un Número, (144), una Totalidad. Pues ser Almas Gemelas, no solo concierne a dos personas, dado que cada Monada contiene un total de 144 Almas Vivientes. Aconteciendo que entrando una Monada (que contiene 144 Almas), en el “Descenso” hacia el Plano de la Materia, se produce en dicho “ingreso” una “dolorosa separación” (semejante a los “Dolores de Parto”), dónde cada Monada (conformada por las 12 Ramas de 6 Pares cada una, pues 12 x 12 son 144 Almas), queda Dividida o “Fragmentada”. Comprendiendo que en dicho “fenómeno” (el ingreso a la Materia), acontece la separación del Concepto del Yin y el Yang. 

Que, como todos sabréis, son esos dos conceptos del taoísmo, usados para representar la Dualidad que dicha filosofía atribuye a ABSOLUTAMENTE “Todo lo existente en el Universo”. Lo Masculino y lo Femenino. Aunque, estos conceptos en otras creencias son descritos como Dos Fuerzas Fundamentales Opuestas a la par que Complementarias, (las nociones del Bien y del Mal), que se encuentran en todas las cosas (incluyendo a los individuos ya que, en este Plano Material, el ser humano, se “transforma” en un “ente físico”.

El número que forma una monada

Pues bien, la Mónada, (los 144 individuos, entes físicos o Almas Vivientes) que, a su vez, se divide en 12 “Ramas” de 6 Pares (o “Super Almas”) conforman, además, Grupos Almicos. Ya que…

 

<<Tú y tu Alma Gemela sois uno de estos 6 pares de Almas dentro de lo que se denomina, un Grupo Almico Primario>>.

 

Obviamente, si usas las matemáticas y restas a esas 144 Almas las 12 Ramas (o 6 Pares de Almas), te dará como resultado a 132 Almas. Estas 132 Almas NO Forman parte de tu Grupo Primario, sino que quedan fuera del mismo. A estas 132 Almas que quedan fuera de tu Grupo Almico Primario se las denomina “Grupo Almico Secundario” que obviamente, forman parte de tu Monada de 144 individuos.

 

 

De hecho, en las Escrituras Sagradas, podemos observar con claridad, cómo se identifica a Jacob (apodado después Israel, tras luchar con “El Ángel del Señor” toda la noche), con 12 Tribus. Las cuáles son su “Descendencia”. Pues en el A.T. (Antiguo Testamento), Las Doce Tribus de Israel representan las Divisiones “tradicionales” que hacían los judíos en un “Período Bíblico” que se contiene dentro del Libro del Génesis

Estos Hijos (Tribus) fueron por orden de Nacimiento: Rubén (Acuario), Simeón y Levi (Géminis), Judá (Leo), Dan (Aries), Neftalí (Capricornio), Gad (Aries), Aser (Libra), Isacar (Tauro), Zabulón (Piscis), José (Sagitario) y Benjamín (Cáncer).

Y, para aquellos que dudan acerca de que los antiguos judíos eran Grandes Astrólogos, espero que la siguiente información que agrego (al ser “complementaria”) le dé al menos algo en lo qué pensar. Pues queda claro desde las Escrituras, que ya, desde aquella remota “Época Bíblica”: Los Doce Signos del Zodíaco asocian perfectamente a los Hijos de Israel, (pudiendo esto aplicarse a otras civilizaciones como la egipcia o la Cultura China), pudiendo correlacionarse a los Doce Signos Zodiacales, con las Doce Tribus de Israel, ya que el génesis apunta y refleja el Inicio de la Rueda Zodiacal mediante su relación directa con los Hijos de Israel.

 

 

 

Mosaico de las Doce Tribus de Israel, fachada de la sinagoga Givat Mordechai Etz Yosef, situada en la calle Ha Rav Gold de Jerusalén. La Tribu de Dan aparece representada en la esquina superior derecha 

*(Fuente Imagen: Public Domain)

Existiendo no obstante diferentes alusiones a los Zodíaco. Como en el Ejemplo siguiente:

 

 

Sea como fuere, si en algo se coincide es en que La Rueda Zodiacal pudo realizarse en honor a los Doce Hijos de Israel. Las Doce Tribus. Las 144 MiAlmas.

LAS CURIOSIDADES DE LA TRIBU DE LEVI Y JOSÉ

Por cierto, aprovecho para decir que: La Tribu de Leví (cuyos integrantes eran los levitas, siendo Leví el segundo Gemelo y Tercer Hijo de Israel, nacido en la antigua Mesopotamia), se convirtió en una Tribu Sacerdotal, porque NO era considerada como diferente entre las otras Doce Tribus, mientras que: La Tribu de José se “dividió” en Dos Tribus nombradas en honor de los hijos de José: Manasés y Efraín. ¿Curioso verdad? Y lo es. Sobre todo, por un dato cuanto menos, interesante, y es porque además a Leví (dentro de la narrativa bíblica), se le conoce por unirse a Simeón y destruir la ciudad de Siquem donde asesinaron a toda la población masculina del lugar, como venganza por la violación de Dinah (Dina), la cual es la hermana de aquellos 12, (siendo Una Mujer de entre Doce Varones) abusada por nada menos que por el Príncipe Siquem

 

 

Y… Para aquellos quiénes crean que Manasés y Efraín eran hijos de Jacob, (pues existe esta “confusión”), solo añadiré que estos NO eran hijos de Israel (Jacob), sino de José (hijo de Jacob y nieto de Isaac, el cual fue vendido por sus hermanos como esclavo, comprado por Putifar, ministro de Faraón de Egipto que lo empleó como mayordomo hasta que éste mismo lo necesitó porque sabía “Interpretar los Sueños”, tras lo cual se convirtió en Virrey del Faraón, tras librar de la hambruna al librar del Hambre a toda la Nación de Egipto llegando a convertirse en el Gobernador de aquella Tierra que lo acogió. Aunque otros apuestan porque era “Yuya”, un gran guerrero (y siendo Sagitario, el gran Arquero, se podría concretar en que ambas cosas pudieron concurrir a la par). Pero, para los dudosos con respecto a los nombres de Manasés y Efraím, agrego el siguiente pasaje de Génesis 1:48:

<<Poco tiempo después le informaron a José que su padre estaba enfermo. Entonces fue a visitarlo y llevó consigo a sus dos hijos, Manasés y Efraín>>.

Si haces una “suma” (obviando a Dina), Los 12 Hijos de Jacob de las 12 Tribus suman 12 Hijos x 12 Tribus: 144 Almas. Siendo en el Apocalipsis los famosos “Elegidos” para la Nueva Tierra o “Nueva Jerusalén” los 144 Mil Individuos. Pero no teman, si entre ellos no están, porque también había una Gran Muchedumbre, la cual “no se podía contar”.

EL NÚMERO 9 COMO NÚMERO DIVINO

Pero, centrándonos en los 144.000, es decir, aquellos designados en el Libro del Apocalipsis como “Los Elegidos”, estos, son en realidad: Energías Masculinas y Energías Femeninas fraccionadas. Pues la cifra de 144.000 Dividida en Dos, dan como resultado 72.000 Parejas de Almas Gemelas. Siendo Numerológicamente 144.000 sin ningún 0 (dado que el Cero no suma en Numerología), el número 144: 1+4+4 = 9 y 72.000 reducido a 72: 7+2 = 9. Y siendo 72 en su División o Dividido por Dos 36, que a la suma es 36: 3+6 = 9. Pues 72 en su Multiplicación o Multiplicado por Dos da como resultado144. 

¿A qué viene tanta Numerología, pensarás? Pues sencilla, franca y llanamente, a que resulta cuanto menos, curioso, que: cada Tribu de Israel estuviese conformada, “mira tú por dónde” que “Casualidad” más “Causal” por 144 Almas, es decir, una Monada.

Y con respecto a ese 9, es curioso porque dicho número “esconde” un secreto y es que “condensa el Todo”, ya que el 9 es Luz y Oscuridad. Además de que es el número Divino Elevado, al ser el número representativo del Cosmos pues se le llama el Número del Universo (ya que, en él, todo se condensa). Pues, asimismo, es el Número de los Iniciados, es decir, el número equivalente al ser humano plenamente Consciente del Yo Soy e Interconectado con su Yo Superior, mediante la Chispa Divina que emana de la Fuente Primigenia. Ya que los 9, cuando son símbolo de Luz, desbordan todo su Potencial de Energía Positiva “combativa”, la cual es puesta al servicio de los Ideales Utópicos. Siendo esta, una Energía llena de Misticismo y estando Canalizada para Servir a los Principios Cósmicos, a los Ideales Utópicos y/o Sueños Universales como seguir el Plan Universal Espiritual o dar Servicio a la Luz. Y, convirtiéndose la Polaridad o Dualidad de dicho número, en una Oscuridad que emite una Vibración o Potencial de Energía Negativa, que conecta con el Inframundo y los “Demonios” o “Entidades Demoníacas” que allí habitan. 

Pero nos quedaremos con la Energía Regeneradora Y Mística del Nueve la cual, nos abre a Nuevos Mundos Físicos y Espirituales, donde desplegar podemos, nuestra valiosa Capacidad de Amar al prójimo. 😊

Dado que el número 9 es el que nos conecta con el Nuevo Ser, cuyo “Código Genético” ha sido ampliado para lograr la Conexión con la Fuente Primigenia, o el Cosmos. Con lo que “abajo”, en la Materia, el “9” (que “invertido”, se asocia al “6”, el cual asimismo es un Poderoso Abre Caminos), que nos “conecta” con nuestras Cualidades Humanas No Básicas tanto como el 9 lo hace con nuestras Cualidades Esenciales Primigenias. Entendiendo que ambas “Formas” (es decir, la Física-Corporal del Plano Material del 6, como la Etérico-Astral del Plano Atmico) contenida en el 9, se alinean mediante el Equilibrio Masculino-Femenino (o el Yin-Yang). De hecho, si unes el 6 y el 9 obtienes una forma concreta: Fuego (6) y Agua (9).

El Nuevo Ser o “Ser unificado” (conocido como el Ángel Cristalino, Homo Cristo Cósmico-Noosférico-Galacticus o Persona Arco Iris (o niñ@ Arco Iris). Un Ser que se caracteriza por estar Equilibrado en sus Energías y que Establecerá una existencia en Unidad con la Madre Naturaleza.

Pero cada elección debe hacerse, y se hará de forma voluntaria, por la Ley del Libre Arbitrio, como corresponde, ya que todo responderá (sea en Arriba en lo Inmanifestado o Abajo en lo Manifiesto), reconocerá y se entregará en Alto Grado, al Servicio de la Luz Universal. Pues… ¡No hay labor más hermosa! Háganlo y vivirán unificados con sus hermanos y hermanas de Luz, con sus familiares, conocidos y congéneres. Pues si vibran en Amor con la Frecuencia de la Esenia Cósmica habida en la Naturaleza Planetaria del Cosmos solo atraerán estos tipos de Seres Iluminados. Ya sean con sus hermanos Terrenos, Materiales y Mundanos de “Abajo” como con aquellos otros los Ultraterrenos, Cósmicos y Universales de “Arriba”. 

 

Pues, amados hermanos, y Almas Gemelas, el esperado “Reino De Los Cielos” que tanto proclamaba Jesús (el Verbo) en el nombre del Padre Universal, (como Maestro Ascendido) está entre nosotros. Solo que primero ha de establecerse este “reino” en nuestros corazones para poder anular los “rasgos falsos” de nuestra Personalidad (lo que conoces como el Ego). Pues esta es la única forma (mediante el Autoconocimiento y la Elevación de la Consciencia), en el que seremos capaces de “Despertar” a ese “Ser Interno” y dormido que habita y reside en nuestro Espíritu: El <<Yo Superior>> Pero has de asumir antes que eres la suma de ese Ser Físico que como Espíritu encarnado habita en la “Prisión” del Cuerpo, y separarlo de la Psique.

Claro que dependiendo de la variabilidad de la Percepción que cada uno de nosotros como Almas desligadas, tengamos, llegaremos antes o después a esa necesaria “Clasificación de Las Mónadas”. Es decir, que está en nuestra “voluntad” de querer Crecer y Evolucionar como Seres Estelares y pertenecer a una Jerarquía en Grado Avanzado o continuar como una Jerarquía a Nivel de Iniciado.

¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on reddit
Share on email
Share on print

ARTÍCULOS INTERESANTES

COMENTARIOS